La dieta para diabéticos debe contener alimentos ricos en fibras, como frutas con cáscara, vegetales frescos y cereales integrales, los cuales deben ser ingeridos con moderación, pues aunque sean saludables, aportan carbohidratos, que en exceso, pueden favorecer el aumento del azúcar en la sangre.

Además, en la dieta para diabéticos también se debe evitar el consumo de alimentos ricos en azúcares, miel, pan, galletas y pasta, así como las frituras, comidas rápidas y alimentos ricos en grasas saturadas.

Asimismo, también es importante realizar entre 5 a 6 comidas al día, con un intervalo de 4 horas entre ellas aproximadamente para evitar hipoglucemias, que es cuando el azúcar en la sangre disminuye y ocasiona síntomas como mareos, desmayos e incluso convulsiones. Además, la persona con diabetes también debe acompañar el plan nutricional con la practica de actividad física de forma regular, pues esto también ayudará a regular el azúcar en la sangre.

Qué puede comer un diabético

Los alimentos que pueden ser consumidos para ayudar a regular el azúcar en la sangre son aquellos ricos en fibras, proteínas bajas en grasa y grasas buenas, que incluyen:

Granos integrales: pan, arroz y pasta integral, avena, harina de maíz integral y quinoa;
Leguminosas: frijoles, soya, garbanzos, lentejas, guisantes, arvejas;
Hortalizas como el brócoli, lechuga, tomate, calabacín, berenjena, pimentón, cebolla, ajo, rúgula, espinaca, berro, acelgas, repollo, ejote
Carnes bajas en grasa, como pollo sin piel, pavo sin piel, pescado, carne de res baja en grasa;
Frutas, debiendo preferirlas enteras, con cáscara y frescas, siendo importante consumir una porción pequeña y escoger preferiblemente las de bajo índice glucémico, como es el caso de las fresas, manzanas, peras, ciruelas, frambuesas, arándanos, limón, mandarina, entre otras;
Grasas buenas como el aguacate, coco, aceite de oliva, aceite de coco, aceite de aguacate, aceite de uva y mantequilla;
Frutos secos: marañón/merey/anacardo, cacahuate o maní, avellanas, nueces, nuez de Brasil, nueces pecan, pistachos y almendras;
Semillas como las de chía, linaza, ajonjolí o sésamo, calabaza o auyama;
Leche y derivados descremados, como yogur natural, leche descremada y quesos blancos bajos en grasa;
Huevos y huevos de codorniz;
Bebidas vegetales como leche de avena, coco, almendra y avellana.
En el caso de los tubérculos como la papa, camote (patata dulce o batata), yuca (mandioca), ñame, ocumo, yacón y arracacha son alimentos saludables que contienen carbohidratos y que pueden ser incorporados en la dieta pero en pequeñas porciones.

Frutas para diabéticos

Aunque deben incluirse en la dieta, las personas con diabetes deben consumir frutas en pequeñas cantidades, ya que contienen fructosa, un tipo de azúcar que se encuentra naturalmente presente en estos alimentos. La recomendación es de 1 ración de fruta por comida, correspondiendo a las cantidades que se indican a continuación:

1 unidad mediana de frutas enteras, como manzana, banana, naranja, mandarina, ciruela, durazno, kiwi, melocotón y pera;
2 rebanadas finas o 1 rebanada gruesa de frutas grandes, como sandía, melón, papaya y piña;
1 puñado de frutas pequeñas, que son 8 unidades aproximadamente de uvas o cerezas;
1 taza de frutos del bosque como las fresas, arándanos azules, frambuesas, zarzamoras, moras y arándanos rojos;
1 cucharada de frutas deshidratadas, como uvas pasa, ciruelas pasa u orejón (albaricoque) seco;
Otras frutas: 3 unidades de dátiles, 1/2 taza de mango picado en cubos, 2 higos medianos,
Un buen consejo para evitar que las frutas aumenten el azúcar en la sangre es agregarle 1 cucharada de avena en hojuelas o 1 cucharadita de semillas, o consumirlas con 30 g de frutos secos. Vea más sobre las frutas recomendadas para la diabetes.

También es importante que el diabético conozca el índice glucémico de los alimentos, que se define como la velocidad con la que un alimento que contiene carbohidrato aumenta el azúcar en la sangre, siendo recomendado consumir alimentos con bajo y medio índice glucémico para evitar hiperglucemias.

Alimentos que deben evitarse

Los alimentos que deben ser evitados en la dieta para la diabetes son aquellos que contienen carbohidratos simples, es decir, son alimentos que se absorben muy rápido en el intestino y hacen que el azúcar en la sangre se eleve mucho más rápido, creando picos de azúcar que descontrolan la diabetes. Estos alimentos son:

Azúcar y alimentos que lo contengan, como galletas, chocolates, gomitas y otras golosinas;
Miel, jalea de frutas, mermeladas, syrups, productos de confitería y pastelería;
Dulces en general, chocolates y golosinas;
Productos lácteos como leche condensada, yogures con azúcar, helados y quesos amarillos o ricos en grasa;
Bebidas azucaradas como refrescos, jugos industrializados, bebidas deportivas y bebidas achocolatadas;
Carnes procesadas como salchichas, chorizos, tocino, mortadela, salami y jamón;
Cereales como arroz, pan, wraps y pasta blancos, hojuelas de maíz, tapioca, maicena y tacos;
Bebidas alcohólicas, como cervezas, vino, vodka, ron, entre otras.
Es muy importante que el diabético aprenda a leer e interpretar el etiquetado nutricional de los productos antes de consumirlos, debido a que el azúcar puede estar escondido y aparecer con otros nombres como glucosa, jarabe de glucosa o de maíz, fructosa, maltosa, maltodextrina o azúcar invertido. Vea otros alimentos ricos en azúcar.