1. Hojas de neem
La hoja de neem aunque se destaca por su sabor amargo, es un remedio eficaz para tratar la diabetes, ya que está cargada de flavonoides, triterpenoides, compuestos antivirales y glucósidos, que pueden ayudar a controlar los niveles de azúcar en sangre. Se recomienda utilizar polvo de neem disuelto en infusiones, jugos y licuados, lo único que tendrás qua hacer es tomar algunas hojas secas de neem y molerlas en la licuadora hasta que quede un polvo fino y suave. El consumo de este polvo dos veces al día es un gran aliado para mantener los niveles de glucosa a raya.

2. Aloe vera
El aloe vera es una de las plantas medicinales más populares, en principio es considerada el mejor aliado para tratar diversas afecciones en la piel y otras genialidades. Sin embargo una de sus cualidades medicinales más grandes, se asocia con sus propiedades para ralentizar el progreso de la diabetes tipo 2. Según un informe reciente el aloe vera ayuda a proteger y reparar las células beta del páncreas que producen insulina, los investigadores creen que se relaciona directamente con sus poderosos efectos antioxidantes. Entre las formas más recomendadas por los expertos para consumir aloe vera y mejorar el tratamiento de la diabetes se encuentra: el uso de su pulpa en la elaboración de jugos y licuados matutinos y también, a través del consumo de cápsulas como suplemento dietético.

3. Té de salvia
La salvia es una de las planta aromática más valoradas desde la antigüedad por sus propiedades terapéuticas: digestiva, estimulante, astringente, tónica y sobre todo hipoglucemiantes. Un gran remedio casero y muy accesible para controlar la glucosa es apostar por una infusión de hojas de salvia, es de gran ayuda para disminuir los niveles alterados de azúcar en la sangre. De hecho es una de las bebidas que más recomiendan los especialistas para controlar la diabetes, es un buen aliado para disminuir el riesgo de prediabetes y regula muy efectivamente los picos de glucosa en sangre.

4. Té de canela
La canela ayuda al organismo a utilizar el azúcar, haciendo que disminuya su cantidad en la sangre ayudando a controlar la resistencia a la insulina y la glucosa en la diabetes. Lo cierto, es que la canela es una de las especias más famosas y utilizadas en el mundo, se obtiene de la corteza de un árbol y es uno de los ingredientes más aromáticos que existen. Si bien es conocida por aportar dulzura en todo tipo de platillos sin la necesidad de agregar azúcar adicional, también es sumamente valorada por sus propiedades medicinales y entre las principales se encuentran sus beneficios para mejorar los síntomas de la diabetes tipo 2. De hecho se cuenta con numerosos estudios científicos en los que se comprueban sus cualidades para controlar aspectos típicos de la diabetes: equilibrar los altos niveles de glucosa, mejora la sensibilidad a la insulina, reduce los lípidos o grasas en la sangre, regula la presión arterial y potencia la digestión. De manera concreta un estudio reciente, comprobó que consumir canela por la mañana es un gran hábito para reducir la glucosa en sangre en ayunas.

5. Fenogreco
El fenogreco, conocido científicamente como Trigonella foenum-graecum, es una planta medicinal que tiene un fuerte efecto en el control de los niveles de azúcar en la sangre, pues posee en sus semillas una sustancia activa conocida como 4-hidroxileucina. La cual de acuerdo con la ciencia tiene la capacidad de aumentar la producción de insulina por parte del páncreas, lo que disminuye los niveles altos de glucosa en la sangre comunes en la diabetes. Otra de las grandes bondades del fenogreco, es que tiene la virtud de retrasar el vaciamiento del estómago, disminuir la absorción de carbohidratos y promover un óptimo uso de la glucosa por parte del cuerpo, todos estos factores disminuyen la glucemia.